martes, 20 de marzo de 2012

Historia de una conquista.


- Te vi en una fiesta.
- Te mande una solicitud por Facebook.
- Empecé a seguirte en Twitter.
- Te escribí, parecías ignorarme.
- Seguí escribiéndote, no pensaba rendirme.
- Empezaste a tratarme bien, y ser tú quien me escribía todos los días.
- Empezaste a darte cuenta que si no me escribías me extrañarías.
- Cuadramos para vernos.
- Te vi, me vistes y te emocionaste.
- Pasamos un día agradable.
- Paso una semana viéndonos a diario, te hice mi novia.
- En menos de un mes logre llevarte a la cama.
- Al día siguiente mi indiferencia se hacía notar.
- Empezaste a escribirme y a ahogarme con mensajes de texto.
- Me aburrí de ti, pocas veces te respondía algún mensaje.
- Termine contigo por chat.
- En menos de 5 semanas te arruine la vida, te enamoraste de mí, me amas, no puedes olvidarme, mi indiferencia no te importa, crees que te amo.
- Maldecirás el amor, y dirás que el amor te ha decepcionado, cuando en realidad fui yo.
- Ahora que sabes mi plan, cuéntaselo a tus amigas, quizás no les pase lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario